sábado, 2 de julio de 2011

Vuelvo a casa

El calor de tus ojos participa de tu encanto. Rememoro el gris invernal que a veces se colaba por la trampilla para perros que instalé en la puerta de la cocina hace 3 años. Veo el amanecer que nos desnudó por completo cuando yo únicamente quería besarte las noches de abril. Alzo la vista y mis ojos tropiezan con el camino de estrellas que te propuse seguir. A pesar de todo, sigue lloviendo hacia abjao y tu calor sigue sonando a blues. No me imagino una tarde sin tus manos en mis rodillas; sin tus besos en mi cuello, ni sin los míos en tus labios. Olvidé decirte cuánto me cuesta alejarme de ti, pero sigue siendo mucho. Deslízate sobre mis inviernos...

5 comentarios:

Petite Mademoiselle dijo...

Lo que tiene hablar de amor es que nos deja sin palabras, conocemos la sensación, pero siempre es diferente la forma de amar.

Mandarina dijo...

Mmmm amora cálido y frío...me encanta!

Lu.- dijo...

Que bonitas palabras, me encanto tu texto, muchisimo :)


*Besos

Elendilae dijo...

Jo, qué preciosidad... Me ha encantado (mucho, mucho, mucho)

Invierno ♥ dijo...

!Me encantó¡ es impresionante la manera en que me identifico con tus textos, lindísimas palabras.