domingo, 24 de julio de 2011

Tan largo como las noches de agosto

Te acercas como esperando una respuesta por mi parte. Te acercas y me dices que sigo tan guapa como aquel verano en el que tú llevabas rastas y mi pelo era tan largo como las noches de agosto. No has cambiado nada. Los pendientes no se te han caído de las orejas y el piercing sigue acompañando a tu peculiar barba en el centro de tu labio inferior. Ojos verdes oscuros que alteran mis nervios -ya de por sí rebeldes-. Sigues mirándome igual que cuando querías comerte mis sábanas. No has cambiado nada. Me encanta.

10 comentarios:

Mandarina dijo...

sip, mismamente, yo también me lío mucho con los premios!

Razones que huyeron dijo...

Las buenas cosas no cambian jamás, es un encanto añadido que tienen.
(:

Carla dijo...

Nada puede cambiar cuando lo que existe es bello.

Besos.

Forgotten words dijo...

Es hermoso ver que por mucho que pasa el tiempo lo bello e importante en esta vida, que es la esencia de uno mismo, no se ha perdido :) me ha encantado

Invierno ♥ dijo...

Todo se va pero su mirada se queda ... Que bonito! MUY bonito :) me ha gustado demasiado, un abrazo enorme!

Luna dijo...

Hay recuerdos que perduran, como esa mirada...

Un saludo enorme, y buena semana.

nerita♥ dijo...

Muy bonito, ojalá lo bueno siempre se mantenga igual siempre ^.^
Bessitos .

mariarosa dijo...

Muy buena entrada, pero lo mejor... ¡suerte que la has vuelto a encontrar!

mariarosa

Kate dijo...

Sigues mirándome igual que cuando querías comerte mis sábanas. Gran frase ^^

Eva Cohen dijo...

Tiene buena pinta :P