domingo, 11 de marzo de 2012

Después de cada escalofrío

Le beso y el resto del mundo deja de existir. Solo él, yo y nuestros labios saboreándose.
El viento curioso y celoso envuelve mi pelo de vida invernal y hace que me estremezca de frío. Él me abraza y sus manos cálidas abrigan más que cualquier bufanda. Pronto llegaremos a casa, donde la leña nos espera para arder con todas sus fuerzas y la manta descansa en el sofá suspirando por todo el amor que esta noche tapará con timidez. Hace frío, y me encanta, porque puedo abrazarme a él hasta enloquecer de calor y regalarle mil besos después de cada escalofrío.

11 comentarios:

candela dijo...

Genial tener a alguien cerca, tan cerca, cuando hace frío.

Besos

Laira dijo...

Besos, manta, fuego, abrazos...el mejor de los planes.
1 beso.

MTeresa dijo...

Qué buena idea
me has dado,
tu prosa poética
encierra tanta pasión
que derrite el hielo.

andré de ártabro dijo...

Solo tú y él y
un beso los labios saboreándose.
Eso es todo el Universo completo.
Un beso

i*- La que canta con Lobos dijo...

a mi me pasa lo mismo... el mundo se reduce a un beso y libros viejos. Un abrazo!

C. dijo...

Nada mejor que calor humano para alejar ese frío.

Byron Campoverde Cabrera dijo...

Calidez y frío en un mismo sentimiento.
Esa sensación debe de ser increíble.

Luna Violeta dijo...

Una razón más que fuerte... para esperar el invierno! :)Hermosa entrada!
Un beso.

Elendilae dijo...

Yo también quiero! jajaja

Genial, eres genial, y escribes genial :)

Nacho López Murria dijo...

tus historias siempre están estacionadas e invadidas por el tiempo, el calor y el frío. Me gusta :)

Forgotten words dijo...

Todo tiene su lado bueno y el frío esta claro que no iba a ser menos , y aquí hay un claro ejemplo de como el frío es lo mejor que podemos sentir ;) No hay nada como sentir, que aunque ahí fuera caen copitos de miedo y hace un viento que pela, tú estás bien protegida y calentita entre sus brazos ;)