martes, 13 de septiembre de 2011

Ropa seca

Tengo sueño. Hoy no he dormido nada y recojo la ropa ya seca con los ojos casi cerrados. Las montañas que ayer desvelaban mi tarde me cantan hoy canciones de cuna para que mis párpados descansen sobre las pupilas verdes que decoran mis ojos. Termino de recoger la ropa y el sol me acaricia el sueño. Él también me mece entre sus grandes brazos de estrella.

14 comentarios:

Elendilae dijo...

Tendremos que cantarte una nana para que apacigües tus pensamientos y puedas acunarte entre tus sueños ^^

Pásate por mi blog, hay una cosita para ti :)

Un besito

Lía dijo...

Ay sí, Ene, yo también ando hoy con una somnolencia profunda. Te acompaño en este arrullo de brisa verde, este mecerse entre rayos de sol como si fueran hamacas doradas..

Besitos

Polaroid dijo...

Pues duerme, duerme que a menudo los sueños son mejores aún que la ropa que huele a sol.

Gloria dijo...

Yo me he vuelto especialista en dormir mal. Venga para mi esa nana.

Un abrazo.

DANI dijo...

Precioso Ene.

Besazos

MissKowalski dijo...

Qué bonito. Y qué fuerte se siente una cuando nuestra pareja nos abraza por detrás y hace que se termine el caos...

Chiquilla dijo...

Y el sol sabe mucho de acariciar sueños. Me encanta la escena... La ropa seca y caliente por el sol.
Uuummhh!!!

je,je... Un abrazo soñoliento.

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

¡Caray! Hasta me ha dado sueño, y tanto que, luego de dejarte este comentario iré a tenderme un rato bajo el sol y me cubriré con un mantón de nubes.
Un abrazo.

Luna dijo...

Entre esos brazos el sueño será celestial..

Saludos muchos, muchos. Que tengas lindo día.

RChS dijo...

Te invita a dormir debajo de sus preciosos rayos...

Me gustó mucho ;)

Besos y sonrisas soñadas

efa dijo...

Me trajo la memoria olfativa de ropa seca al sol! Otro hallazgo

David C. dijo...

el sol es un gran motivador.

Rosa dijo...

Jolin Ene me haces poesía hasta de la ropa seca.

Besos desde el aire

elinmigrantedelosversos dijo...

Al leer estas preciosas líneas me ha venido a la memoria esos momentos en los cuales nos encontramos cansados después de un día más difícil de lo previsto, a un exceso de trabajo nada aconsejable, y solamente deseamos una cosa, abrir esa puerta verde, roja, azul, amarilla... y saber que no estaremos solos, que estará él o ella para recoger nuestro cansancio y los besos que pensamos regalarles.

Besos:)