miércoles, 24 de agosto de 2011

Te arropo el alma con mis pestañeos

Es la costumbre de dormirme en tu espalda. Ahora no hay quien
concilie el sueño sin ella. Entre las montañas de tus brazos me
meces todas las noches de invierno y mis ojos caen en
tu juego y siguen el camino que trazan tus
caricias. En el espejo se guardan las marcas
y señales de estas madrugadas aceleradas en las
que invertimos nuestras gargantas. La luna baila y
nos mira. Igual que te miro yo al despertar. Siempre soy yo
quien amanece primero y me encanta fotografiar tu cuerpo
desnudo cubierto de finos rayos de sol con legañas. Te lame.
Te besa. Y yo te arropo el alma con mis pestañeos.

5 comentarios:

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Qué preciosidad, Ene! la verdad es que el cuerpo se acostumbra pronto a lo bueno! esto no puede ser! jeje
Un besazoooooooo

.A dijo...

pestañeos de mariposa.. :)
yo la doy besos asi :)

Rosa dijo...

Le tienes que tener loco...

Besos desde el aire

Cristina dijo...

Gracias por pasarte por La Princesa y por tus palabras,un saludo¡¡

Cris* dijo...

Tus textos son tan bonitos y profundos que nunca sé que más decirte. Me alegro de esos sentimientos que tienes. Y sí, yo tambien soy de las que se despierta antes y fotografía (En su cabeza) esa imagen.
A veces hay que ser débil. Es probable, sí. No sé como tiene que ser, pero supongo que es inevitable. Un beso.