domingo, 28 de agosto de 2011

Las lluvias surcan las tardes

Las bombillas de las farolas de la plaza callan su brillo. El día grita de nuevo y el sol asoma entre los bostezos de este valle que se despereza guiñándote un ojo. Pastores acostumbrados al frío de las mañanas acompañan al rebaño montaña arriba en busca de pasto. Las praderas de estos montes son incomparables. Deberías verlas en pleno mes de abril. Con sus colores elevados al máximo exponente. Con el olor a vida campando entre los árboles. Conmigo atrincherada en la espalda de la primavera. Las lluvias surcan las tardes ennegreciendo mis ojos. Escucho los ladridos de los perros indicando que anochece. Quieren pasear a mi lado por cualquier camino oscuro y deshabitado. La soledad de las montañas. La paz. La tranquilidad. La lejanía buscada y agradecida. Sí, agradezco a estos montes la compañía que me regalan de madrugada. Los miro. Me devuelven la mirada con los ojos húmedos y las hierbas cantando a la luna.

13 comentarios:

MissKowalski dijo...

Es curioso cómo la naturaleza puede convertirse en uno más. Hace un tiempo leí un artículo que hablaba de que, a partir del romanticismo, la naturaleza se podría incluir como un personaje más de cualquier relato. También las casas, como pasa en "Rebeca" de Hitchcock. Yo sigo prefiriendo dar las gracias a los montes, al mar, o a todo lo que una es capaz de ver cuando se asoma a la ventana

Simplementeyo dijo...

Los montes tan altivos siempre, hacen que al mirarlos con esa pasión se bajen a tu nivel para poder apreciarlos mejor.

Que bonito, me ha encantado.

Y si te sobre un ratín y te apetece leerte a ti mismo, puedes pasar por mi casa, espero que te guste, gracias.

Besitos y sonrisas camperas :-))

Forgotten words dijo...

Es increible este texto :) Yo siempre he querido tener esa relacion con la naturaleza, lo que pasa que donde vivo no hay mucha, pero se que el dia cuando viva rodeada de ella, sera la mas feliz del mundo, ya que pienso que la naturaleza me calma cuando estoy nerviosa, me invita a desahogarme con ella, me hace sonreir y sentirme bien... ;)

Sandra dijo...

A veces es bueno apartarse de todo y quedarse en compañìa de la naturaleza y las gratas compañías (en mi caso no son de perros precisamente, jee..)

Saludito

nerita♥ dijo...

La naturaleza te ayuda a encontrarte más contigo mismo, siempre lo e dicho :)
BESSITOS ♥

Polaroid dijo...

Me alegra saber que hay gente que no necesita nada más, que se siente en paz y respira, inhala y suspira y eso es suficiente. Me alegra saber que hay esperanza para todos los que sólo deseamos vivir.

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

cuánto echo de menos la naturaleza... desde mi cuarto solamente veo a los vecinos de enfrente en gallumbos, a la de enfrente tomando el sol con unas lorzas, al otro fumando espero a la mujer que yo quiero... y como mi edificio es más alto puedo ver el cielo azul... y ahí es cuando llego a las nubes!!
un besazo guapi

Cris* dijo...

Precioso. A mi también me encanta la naturaleza.
Un besito.

julia dijo...

Es precioso¡me ha encantado¡.Ha sido una alegria visitarte.Besos enormes de luz para ti y los que amas.

S.A.D.E.FILIAL VILLA MARIA dijo...

Muy bello texto. La naturaleza presente con todos sus encantos. Un placer disfrutar de este sitio. Muy interesante. Saludos cordiales.

Nacho López Murria dijo...

Muy buena "Conmigo atrincherada en la espalda de la primavera." La primavera da mucho juego en cada frase en la que aparece.

Luna dijo...

Una belleza los paisajes que recreas. Así se siente una lluvia soñada.

elinmigrantedelosversos dijo...

Entran ganas de viajar a esas montañas para encontrar la distancia necesaria con las junglas de asfalto que sin poderlo evitar a veces nos atrapan olvidando parte de lo que fuimos, somos, y seremos.

Besos:)