viernes, 19 de agosto de 2011

Tan frío...

Concreté con tu espalda una visita cada segundo de mes. Hablé con tus ojos y me contaron historias de tus noches de desvelo. Me dijeron que estabas solo, que si yo podría hacerte compañía en diciembre. Lo cierto es que me encanta ese mes. Tan frío y blanco... De las reuniones con tu barba aprendí que vale la pena arriesgar. La vida está para eso. No te van a regalar nada. A veces se acierta, otras se falla. Yo acerté -o eso creo-. Me encuentro con tus labios todas las mañanas, pero al llegar el mediodía ya no queda nada. Resbalan por mi vientre en un segundo y se esfuman como si fueran perseguidos por una jauría de lobos hambrientos y agresivos. Las cinco bufandas que tienes en tu habitación me llaman en invierno. Aunque lo cierto es que tu cuerpo es el que llama a gritos a mis caderas para covijarse en ellas y sentir el calor de las madrugadas de enero. Nunca me cansaré de abrazar tus susurros. De contarte mis batallas de viajera incansable. De escuchar las tuyas. De dormir a tu lado cuando tengas miedo -y cuando no también-. De planear idas pero no venidas. De adormecer mis nervios en tus abrazos. De arañarte el alma a lametazos desiguales. De escribirte por no poder tocarte. De hablarte cuando estás aquí, entre mis párpados desiertos. Las escaleras de mi casa lloran la ausencia de tus pies. Les he dicho que en 2 estaciones estarás aquí. Ellas son más pacientes que yo.


P.D: He vuelto.

11 comentarios:

Luna dijo...

Un frío con un calocito especial, como un pacto entre dos...

Saludos muchos. Lindo fin de semana.

Elendilae dijo...

Tan genial como siempre ^^

Sandra dijo...

Tus relatos están llenos de rinconcitos como para quedarse en ellos.
Te podría decir que dos estaciones pasan rápido.
Si hay algo por lo que me doy cuenta que me estoy poniendo vieja es que los días, semanas, meses y años se me pasan demasiado rápido y eso es como los carreteles de hilo: a medida que vas llegando al final se terminan más rápido.

Saludos

Carla dijo...

Todo llega, verás como así será.

Besos.

Rosa dijo...

Guarda en tu memoria su recuerdo para quitar el frío.

Besos desde el aire

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

La paciencia es muy sabia...
Un beso!

Antonio dijo...

Cuando se hace presente la ausencia, hablarle al recuerdo de su presencia trae cosas tan ciertas como las que escribes, me quedo con todas pero hoy me pierdo con esta......de adormecer mis nervios en tus brazos........y digo yo, que más se le puede pedir a alguien que es capaz de darte esa paz?
Antonio

Mandarina dijo...

Diciembre es un buen mes...pero como mujer no me apasionan los besos con besos con barba jaja pinchan!

MissKowalski dijo...

Qué grande. Hay entradas que me fascinan, otras que devuelven la nostalgia de un antiguo amor...ésta me ha hecho incluso emocionarme. Y no, no soy de emocionarme facilmente.

Qué grande lo que escribes, qué grandes tus palabras expresadas con delicadeza y aire literario. Qué grande leerte!

nats *-* dijo...

hrmoso <3

Expresarse es gratis dijo...

El invierno siempre ha tenido un encanto especial, aunque ¿que estación no tiene algo de romántico? La espera se hace corta si lo que espera al final vale la pena.
De escribirte por no poder tocarte...
Una frase que resume los sentimientos que reflejas en este blog y se acerca a la razón por la que escribimos todos. Precioso