miércoles, 4 de enero de 2012

Noche invernal

El viento fuerte sabe
llamar a mi ventana igual que
tú sabes acariciar con el alma.
La montaña y su clima
salvaje e impredecible...
Lluvia intensa acaricia mis párpados
y recorre mis hombros mientras observas
el espectáculo desde la puerta de casa.

11 comentarios:

Almu Glück dijo...

Bonita entrada Nerea :)

andré de ártabro dijo...

Y tú ya eres montaña , viento y nube, eres pasión , lluvia , paisaje.
Un beso.

Summer dijo...

Me gusta como escribes, me gusta mucho :)

JValentina dijo...

El viento llamara en tu ventana acariciara tu alma..y recorrerá tus hombros mientras observas la montaña...
Tus versos son una belleza..
Un abrazo

Pitt Tristán dijo...

Tus textos también son ventanas a ese paisaje exterior, a ese paisaje interior.

Nacho López Murria dijo...

Porque observar es mucho mejor (a veces) que tocar :)

candela dijo...

Resguardándonos :D

Rosa dijo...

Él mira la montaña y se estremece...Él es tú montaña...

Besos desde el aire

C. dijo...

Ui, ¿ya no eres Ene? Bienvenida Nerea, pues.

DANI dijo...

El resfriado está al caer :)

Besazos enormes

Advenedizo. dijo...

Lo demás es accesorio, pues incluso la naturaleza y los cuerpos sobran a partir de cierto punto.